Último verano en Stalingrado, novela

lunes, 30 de noviembre de 2015

Boxeadores, dioses y demonios (serie "Izarnos sobre las puntas de los pies")

 "El que sobreviva a este día y vuelva sano y salvo a su casa,
se izará sobre las puntas de los pies cuando se mencione esta fecha,
y se crecerá por encima de sí mismo al oír el nombre de San Crispín."( Discurso de Enrique V a sus tropas antes de la batalla de Agincourt
William Shakespeare, Acto 4, Escena 3.  Arenga imaginaria, 1415]

 (si bien se puede leer este posteo suelto, es una continuidad de los anteriores)
 
Batalla de Agincourt, 1429

 Poner el cuerpo: boxeadores, dioses y demonios
Para la mayoría de quienes intentamos ponerle el cuerpo al deseo, es importante sostener nuestras posiciones políticas con una praxis de militancia (otra palabra que quiere decir cosas distintas para ellos y nosotros), en cualquier espacio político,  por más que en Cambiemos se llame "voluntariado", otro significante que habrá que analizar
Creemos esto, aunque muchas veces implique renunciar a algunas comodidades burguesas: resignar tiempo, dinero, confort o proyectos personales.
Pensar, escuchar y hacer, son praxis. 
Eso no impide que haya  quienes se sirvan de la política para sí mismos. Siempre los hubo en todos los espacios, tal vez siempre los habrá. Los seres humanos somos, entre otras cosas, imperfectos y contradictorios, y estamos habitados por dioses y demonios. No somos ciegos ante las contradicciones propias, o ante quienes están en nuestras filas y son oscuros, desleales o traidores. Pero, como nos recuerda la arenga de Enrique V antes de la batalla de Agincourt, donde los franceses eran inmensamente superiores a las tropas del monarca inglés,  hay momentos históricos que se convierten en acontecimientos. Nos permiten elegir entre la dignidad, el honor, vivir (incluso en la derrota) "izados sobre nuestros pies" y no de un modo vergonzante.
Aunque nos sigan amenzando, ahora con más violencia, por pensar distinto (a ellos). Aunque eso ponga en riesgo nuestros trabajos, nuestra comodidad, nuestras certezas.
Incluso, cuando la osadía es mayor, cuando el poder al que nos enfrentamos es inmenso, sabemos que existe nobleza en esa lucha, como en la de los héroes de San Crispín. Quizá perdamos mucho; quizá seamos víctimas del desprestigio, las mentiras, persecuciones o cosas aún peores, pero seremos recordados con admiración, promete el poeta.
Se trata no de una guerra en términos de violencia. Sino de una disputa en términos de sentido, y de defensa de los propios derechos. 
Fuente: Infobae
Es como el boxeador que una vez agotados los recursos de la técnica, la inteligencia,  el talento, se sobrepone a la adversidad sólo a fuerza de coraje. No es que ignore que ha cometido errores, que ha descuidado el entrenamiento, que ha comido mal, que su rival es superior, que tiene más sponsors
Es que la motivación de quien sabe que puede ser libre, porque lo ha experimentado en carne propia, configura una promesa de futuro que permitirá superar las adversidades del presente.
También nos queda, en esta elección que implica un posicionamiento ético y estético, una opción por la belleza. Tal es el caso de Sergio "Maravilla" Martínez. Retirado ya de las exigencias del deporte competititvo en los más altos niveles, de ese arte de la lucha, pero valiéndose de los saberes allí adquiridos (como la importancia de la disciplina y la perseverancia), se vuelca a otros modos de creación y de enseñanza, como el teatro, la canción o la actuación. Porque al final, lo que aparece, es ese ponerle el cuerpo a su deseo de darle un buen espectáculo al público, al otro, a los demás.  
Dar, aun a riesgo de recibir unas cuantas piñas, ya sea en el ring, ya en un escenario. 
Quizá hoy nos toque perder en San Crispin...¿Pero acaso renunciaríamos al haber tenido este privilegio de ser parte?


Nota: todas estas reflexiones son el resultado de conversaciones con amigos/as, colegas, militantes, gente que encuentro en la calle, lecturas, alumnos, maestros, compañeros del doctorado, de espacios laborales, de lo que leo en las redes. Para mí, nada se puede realmente pensar en soledad, en soliloquio, sin enloquecer. Pensar en diálogo con los otros/as es vital.

1. El odiante y el odiado (serie "Izarnos sobre las puntas de los pies". )

"La brillantez con que la mente crea y recrea expectativas 
de manera tal que la vida sigue siendo digna de eser vivida" (J. Berger)*
Fuente: "Shunga", en el Museo Británico
Leo en las redes algunos intercambios en torno al ballotage y pienso:
  • que un error que hemos cometido fue el de pensar que el sentimiento de hartazgo ante ciertos modos de comunicar lo político era irrelevante si se lo comparaba con las implicancias concretas y positivas de las políticas.
  • Olvidamos erróneamente que  los sentimientos prevalecen por sobre los argumentos muchas veces, y que los beneficios concretos y materiales no son tan determinantes.
  • Cuando se termina un gran amor, algunos olvidan y dan paso a la indiferencia, que es lo contrario del amor. 
  • Pero otros quedan tomados por el odio, por la dependencia con el objeto (antes) amado.
  • El enamorado, se sabe, idealiza.Y por eso mismo, todo gran amor parece condenado a terminar con una estrepitosa caída: cuando el ideal se topa con la dimensión humana, imperfecta. 
  • Incapaces de una distancia emocional que proyecte hacia el futuro. Roto el encantamiento amoroso,  la intensidad de esa pasión no asumida ni bien tramitada, en lugar de encontrar un nuevo objeto, se convierte en ponzoñoso rechazo. De ahí al deseo violento de venganza, un paso pequeño.
  • El odiante es como, como el amante, tiene una demanda casi infinita y no asume ninguna responsabilidad en su pasión, sino que se entrega y se goza en ella, culpando al odiado de todos sus males. 
  • "Ella" era humana. Y así como depositamos en ese significante todos nuestros sueños e ideales, así de duro será el castigo, la culpabilización.
  • Parece una operación necesaria, casi inevitable en la lógica del poder. Hasta que las cosas se ordenen, mientras el agua está en ebullición, quema.


* Berger, John , To the wedding, Londres, Bloomsbury, 1995, p.87. En Heath, Iona, Ayudar a morir, Katz, Buenos Aires, 2008.
 Nota: todas estas reflexiones son el resultado de conversaciones con amigos/as, colegas, militantes, gente que encuentro en la calle, lecturas, alumnos, compañeros del doctorado, de espacios laborales, de lo que leo en las redes. Para mí, nada se puede realmente pensar en soledad, en soliloquio, sin enloquecer. Pensar en diálogo con los otros/as es vital. Integran las Crónicas del Fin de los Días Más Felices.

 

viernes, 27 de noviembre de 2015

Creso no nos robará el futuro (o el regreso de los orcos)

"Creso no ha bajado aún a la tumba,
sino que agoniza velozmente; [...]
Pero su fin se halla tan próximo que, a mi juicio, no pasará la noche. 
Dios ejerce una Misericordia tan abismante como su Justicia y su Paciencia."
(Leopoldo Marechal, Autopsia de Creso)

1. Lo insoportable


Lo casi insoportable: ganó la derecha.
Otra vez. El puerto, los ricos, los que quieren controlar la aduana y evadir impuestos, entonces como ahora. Y quedarse con nuestro trabajo y nuestro esfuerzo.
Creso exultante, obsceno. 
Lo bueno: por primera vez lo hizo sin una masacre.
Ahorró esta vez sangre de gauchos.
No bombardeó niños en Plaza de Mayo ni fusiló obreros en basurales ni generales patriotas entre gallos y medianoche, con órdenes impartidas en la siesta de los cobardes.
No secuestró y torturó a 30.000, ni robó 500 niños/as.
Logró construir una identidad política, un discurso, un relato, una imagen que articuló demandas heterogéneas.Se sirvió de los recursos que usó siempre y de algunos nuevos. Sostuvo la hegemonía tradicional en los medios y hegemonizó también la redes. Y supo comunicarle a sectores a los que desprecia, humilla y ningunea en su praxis político-económica.
Usó sentimientos humanos básicos, como el resentimiento, la necesidad de parecerse a los amos, la identificación con el poder. Ninguna novedad, salvo que lo hizo mejor que nosotros.
Muchos votantes priorizaron su rechazo emocional a los modos de la comunicaicón kirchneritsa a la elección de un determinado proyecto político.
Rejuntó a los peores dirigentes de la derecha peronista tradicional y de los radicales, y de la Alianza que nos llevó a la ruina en 2001. Ni siquiera disimuló.
No hay que subestimar a nadie.
Todos sabíamos.

Así que todos esos ciudadanos que se hacen los distraídos o esos que agreden y provocan, ya saben que sabemos que sabían.

Eso es bueno: los votantes de Macri, que serán oficialismo a partir del 10/12, como ciudadanos responsables del  pacto social democrático se harán cargo de defender las políticas del Gobierno que representa sus intereses. Y nosotros de construir una oposición que defienda nuestros intereses.
Ganó la derecha sin masacre. Aunque gatilló a un pibe días pasados, es cierto.
 La democracia aún tiene muchas deudas con muchas minorías y con muchos sectores vulnerados.

Se propone posiblemente una fuerte demostración regional que imponga en los discursos mediáticos, culturales y políticos la demonización de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, para exculparse de todas las medidas antipopulares que deberán tomar para fugar sus dólares.

Una operación similar a la que hicieron ya en 2008 y reforzaron con la muerte de Néstor. Néstor era genial pero "Eshhhhhhha" es soberbia, autócrata, no me gusta como habla, etcétera. Clamaron por #Lalternancia, ¡viva la laternancia!, canta la derecha. La misma que gobierna por tercera vez consecutiva y sin alternancia la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Nosotros fallamos.No logramos democratizar las policías ni al Poder Judicial. Y ellos se sirvieron siempre de eso. 

Justo allí donde el discurso de la derecha hizo énfasis, se encuentran sus principales contrarios.


Hablaron de independencia del poder Judicial, los que son sus dueños históricos; de periodismo militante, los empresarios de medios que han militado desde allí históricamente sus políticas, como bien lo describió Chesterton, que era inglés y católico, no peronista ni marxista; de fortalecer las instituciones, los que vetan todas las leyes que las instituciones de la democracia sancionan constitucionalmente cuando no les gustan o no tienen jueces de su causa que les hagan el amparo.
Bailaron y decoraron con globos como si fuera una fiesta, porque estaban preparando nuestro funeral.
Esta derecha que consideró innecesario poner freno a los nazis/fascistas/patota/barrasbravas que tiene en sus filas, que hacen pintadas y grafitis y amenazan, e insultan a las personas y las políticas más nobles y dignas que hemos construido en Argentina.
Se servirá de ellos para el trabajo sucio, como hizo con los militares u otras fuerzas de seguridad. Represión es el nombre oculto debajo de las políticas del mercado.
Ganó esta nueva derecha que se sirvió del discurso de cierta progresía, de lo políticamente correcto, que usó a un fiscal muerto de manera dudosa después de hablar con una ex ministra ajustadora y futura ministra de Seguridad. Ganó un candidato que usó la figura del fiscal que lo procesó.
Supo darle un lugar a una (supuesta) izquierda que juega a hacer política y sindicalismo, como si fuéramos niños.Ya insinúan que hay nombres que será mejor ir invisibilizando, sin llegar a proscribir. No necesitan hacerlo, sus socios de las empresas mediáticas lo harán por ellos.

Conocen también la necesidad de relatos.Todo proyecto construye sus mitos, sus relatos y su estética/ética.Ganó la derecha.


Y tiene un proyecto cultural comunicacional que aún no conocemos, pero al parecer, posee un talentómetro. Ganó con el voto de muchos docentes el aliado del que ordenó matar al maestro Carlos Fuentealba en democracia. Y vuelven al poder sin haber sido juzgados muchos de los responsables políticos de la masacre del 20 de diciembre del 2001. Y del Indoamericano. Y de la AMIA. Y de Iron Mountain.

Vuelven al poder enarbolando el discurso de...¡La  impunidad y la lucha contra la corrupción! Y en el Gabinete que anunció el Presidente electo se suman 843 causas y 9 posibles funcionarios procesados. Todo un  récord, que incluye la causa del propio futuro Presidente.

Y el diario de los Mitre una vez más se envalentona, por que lee el zaigest de este nuevo tiempo, de esta derecha cool y tan simpática, y alegre, y que aparenta ser moderna. Y "modernizadora".
¿Implicará modernizarnos volver a la Modernidad de la generación del ochenta? A juzgar por la opinión del Presidente respecto a los derechos de los inmigrantes de países hermanos, parece que sí. 
Así que los peruanos, los paraguayos, los bolivianos, los chilenos, los uruguayos que viven acá tendrán que agradecerle esta humillación al 51 % de la población argentina que eligió esto, porque seguramente está de acuerdo y hay que respetarlo, en que no quiere que los extranjeros, latinaomercianos al menos, estudien, trabajen o usen el sistema de salud pública argentinos, aunque no sabemos si el discurso se trasladará a las políticas aún. También recordarán que casi la mitad de los argentinos creemos en la igualdad ante la ley para todos los hombres (y mujeres y niños y travestis y trans) que quieran habitar el suelo argentino, que es una parte de la Patria grande que soñaron Bolívar, San Martín, Monteagudo, Belgrano y tantos patriotas. 
 Ganó la derecha.
Y nosotros sabemos que muchos de los errores fueron propios.
Y hacemos nuestras autocríticas de acuerdo a las responsabilidades que tenemos y en los ámbitos apropiados.
O no.
Porque la política no está hecha sólo de razones, está hecha de la ética, la responsabilidad y la posición que tenemos respecto al deseo. De nuestra subjetividad, de lo que sentimos/pensamos/decimos/ con los lenguajes de los cuales disponemos.
De nuestros errores, que podemos objetivar en ideas y palabras, en duelos, en esperanzas.


Al contrario de lo que ocurre en el mundo virtual de las redes sociales, vamos por la calle, en medio de un clima de velorio, donde uno de cada dos argentinos votó a la derecha y en lugar de festejar parecen avergonzados, o tristes...Las calles parecen un funeral y se terminaron los globitos y los bailes.

La mitad porque estamos tristes, y asustados. La campaña del miedo, nos decían. Si. Miedo por todos los pibes y que van a reprimir como la derecha sabe y por  los viejos  que van a hambrear. Y por los castigos y censuras que recibiremos los que escribimos estas cosas.
Seguro que no tenemos el talento que mide con talentómetro H. Lombardi para evaluar tus méritos para trabajar.

Nosotros creemos que el trabajo es un derecho. Ustedes que es un mérito. La meritocracia vuelve, ¡y se definen como una derecha moderna!

2. Los orcos regresan

Hay grupos que se envalentonan en las redes, e incluso fuera de las redes. Sus dirigentes no los repudian, muy por el contrario, los mismos que hasta hace poco denunciaban a las "juventudes hitlerianas" ahora  que emergen los  verdaderos violentos,  se congratulan.

En el fondo, muchos desean que algunos malos momentos que ellos pasaron por el repudio popular a sus posiciones de derecha (de las que no se hacen cargo), sean vengados con las patotas que han venido alimentando en sus criaderos de orcos.

Azuzan a sus perros y estos salen a ladrar y seguramente a morder, porque nadie los frena. Insultan, agreden, amenazan con toda la artillería del discurso machista violento ("violarán a la Yegua, empomarán a los periodistas ultra k, prenderán fuego a todos los zurditos, cogerán en patota a estas montoneras korruptas") . Ese es su relato y eso los describe a ellos en lo que son.
Les duele que uno les diga que son de derecha, lo niegan.
No se sienten identificados con Cecilia Pando, o con Mirtha Legrand, o con los servicios de inteligencia norteamericanos, o con las empresas que propiciaron los crímenes de la dictadura, o con quienes se robaron el país y nos dejaron endeudados y empobrecidos 30 años o con los que se quedaron con Papel Prensa a costa de matar a una familia (judía, mis queridos adoradores de Nisman) para robarse sus bienes....

Pero Pando, y los ladrones de la Patria sí se sienten identificados con ustedes. Y a los Robber Barons los sentaron en el gabinete.

Equivalencias.
Identidades políticas.
Dicen: pero estemos unidos.

No todos sufrimos el Síndrome de Estocolmo ni nos identificamos con los opresores. No nos pidan eso. No podemos unirnos a nuestros perseguidores y verdugos.
Nosotros nos uniremos siempre al pueblo, incluso a esos trabajadores a los que no logramos sumar  a tiempo, a esos a los que ustedes desprecian.

Santoro: niños peronistas combatiendo al capital
 Lo bueno: en pocas semanas los ciudadanos y los militantes tomamos las calles, ocupamos (una vez más) los espacios públicos, la militamos, la peleamos. Incluso, estuvimos mucho más a la altura de la hora que muchos dirigentes.

y aún así, ganó la derecha.
Y quieren meternos en su lógica de odio de clase y en una guerra de países ricos y terrorismos gubernamentales legitimados contra terrorismos fundamentalistas no legitimados. Todos horrendos, todos propiciados por los mercaderes de la muerte y el tráfico de armas, todos asesinos de inocentes.
Quieren que esa maravillosa tradición argentina, esa vocación por la paz, interrumpida en los noventa y que nos costó la AMIA y la Embajada, se termine.Que esa hermosa sensación de pertenencia latinoamericana y hermanamiento en una Patria soñada por los mejores de nuestros padres fundadores, se acabe.
Y con ello, que terminen años de prosperidad cultural, educativa, económica, fortalecimiento democrático, incluso en las lógicas tensiones de la política internacional.

 3. Pobre Gutiérrez

Ganó la derecha.
Y los Gutiérrez ya están empezando a recibir palos.
Y los Creso se relamen pensando en sus ganancias, ahora, cuando empiecen a fugar sus dólares de los silos bolsas, evadiendo impuestos, libres ya del Estado estalinsta terrorista de la Yegua que pretende quedarse con una parte de sus ganancias para repartirla entre los negros planeros ignorantes y feos...¡que los agreden, al expresarles  que tienen miedo! Sí, miedo.

Porque cuando Creso toma todo, ni Tiresias ni Ayax lo frenan.Creso es un barril sin fondo, padece de gula, de avaricia, de lujuria. Y sólo se satisface circunstancialmente con dinero.Pero, ya se sabe, money can't buy me love.

Ganó la derecha. Es una derecha que no se asume, que no quiere salir del clóset, que no se reconoce como derecha, ni como unitaria, ni como neoliberal. Digamos, ganaron los devotos de esta religión:

"El capitalismo es una religión, y más feroz, implacable e irracional que jamás haya existido, porque no conoce ni tregua ni redención. Ella celebra un culto ininterrumpido cuya liturgia es la obra y cuyo objeto es el dinero" (Giorgio Agamben)*


Tal vez todas esas palabras ya sean viejas, habrá que encontrar nuevos nombres para eso, para las creaciones del capitalismo actual.
Esta derecha grita: queremos comprar dólares y consumir, y que se termine 6, 7, 8 y que haya libertad de prensa pero no con una ley votada por la mayoría en el congreso, en la institución democrática constitucional republicana, sino con un talentómetro divino que ellos tienen.
Es una derecha que está resentida como si la hubieran privado de la vida (comida, o techo, o libertades), y tiene razón: su insaciable sed de riqueza ha tenido algunos límites. Y ellos son como los vampiros que viven de la sangre de los otros, aunque no soporten admitirlo. No perdonan.Es una derecha que ha viajado por el mundo (como siempre) y se ha comprado autos nuevos, y se ha hecho casas obscenamente lujosas, y todos esos privilegios de clase e incluso, que ha convencido una vez más a las clases medias ascendentes de que son lo mismo. 
Daniel Santoro: Evita castiga al niño marxista-leninista
Es una derecha new age, que respeta la diversidad siempre que sea cool, tienen un humor irónico, se descarga en las redes sus miserias (sexuales, morales, estéticas) y practica diversas religiones y ateísmos pero esta unida por su adoración al Dinero.


Es una derecha más resentida que cualquier #negrodemierdagorritavillero.


Ellos, los chicos del sushi, esos con toda la onda, divertidos, que son viajados, que son la vanguardia cultural, que tipo que ya se olvidaron de ese horrible 20 de diciembre que estos negros pata sucia insisten con recordar.

4. Gramática del futuro: volveremos

Lo bueno, nosotros tenemos una conciencia clara como pueblo de aquello que nos une en nuestra diversidad. De aquello que nos convoca como colectivo. Y tenemos experiencia en roganizarnos y en resurgir de las derrotas. y somos la mitad del país.
Nosotros hicimos todo lo posible con las reglas de juego de la democracia y el reconcoimiento y respeto por el otro reales y no sólo declamados.
No votamos en blanco, superamos las contradicciones secundarias, salimos a las calles, hablamos con nuestros compañeros/as de trabajo, particpamos de los movimientos colectivos culturales, educativos, artísticos, académicos. Sumamos, escuchamos, dialogamos.

Podemos mirar de frente y con orgullo a nuestros seres queridos y en especial, a nuestros hijos y a los pibes por y junto a los cuales hemos militado siempre.Cuando llegue la crisis y el ajuste salvaje, sufriremos con ellos, saldremos a pelearla como tantas veces, pero no tendremos que avergonzarnos ni arrepentirnos, ser doblemente miserables, como diría Baruch Spinoza.

Al defiinir la gramática como "la organización articulada de la percepción, la reflexión y la experiencia" (Steiner, 2012:15), se detiene en la concepción de esperanza que representa el uso de tiempos futuros en el lenguaje" [...] La esperanza y el temor son supremas ficciones potenciadas por la sintaxis. (Steiner,2012:16) Tener esperanza, cualquier acto del habla, cualquier forma de comunicación interior o exterior, presupone un oyente, alguien que (nos) escuche, aunque este sea el propio yo o Dios (rezar es la expresión paradigmática de este acto).

Y es por eso que nosotros volveremos. Escuchémonos. Hablémonos. Caguémonos de risa cuando podemos. Escribámonos. Celebrémonos. Toquémonos. Abracémonos.

Porque volveremos.

Aurora Venturini


"La única vez que no tengo miedo es cuando leo y escribo" (A. Venturini)
Foto Telam

Murió ‪#‎AuroraVenturini‬. Platense, exiliada en París por ser peronista, amiga de Evita. Mucho de su vida, de su reconocimiento tardío, de su matrimonio con un intelectual, de su pasión conversadora, de la presecución que sufrió por sus ideas peronistas, del exilio que le impuso la Fusiladora, me la emparentan -aún en sus grandes diferencias- con otra gran mujer y gran escritora, la bolchevique rusa Nina Berberova, perseguida en este caso por el estalinismo.Ambas sufrieron por defender su deseo de escribir y sus convicciones que hoy se calificarían posiblemente como populistas. Pero ambas brillan en la eternidad de sus legados.


Ver más: 

jueves, 26 de noviembre de 2015

Aunque mañana tarde unos años más en llegar.


Relato grabado, alumna del Taller de la Casita de los Pibes, Villa Alba, La Plata
Increíble Sergio "Maravilla": boxeador, educador, escritor, actor.
Hoy pasaron cosas maravillosas de toda Maravilla. De atrás para adelante: hace un rato gracias a Juan Vena y a Cecilia Rovarino, ¡paricipé de la entrevista que le hicimos a Sergio "Maravilla" Martínez en ‪#‎NéstorTeníaRazón‬ en la 221Radio! ¿De qué hablamos? ¿De box? No. Dice Proust que "en el mundo no hay más que conversación", ponele que sea cierto. La conversación versó sobre lo mismo que conversaron con otros lenguajes hoy las alumnas de grabado de  Samay Fernández, en la muestra de fin de ciclo de grabados&relatos en la Casita de los Pibes en Villa Alba; de lo mismo que tan hermosamente también hoy ocurrió en la presentación del libro de mi hermana Diana Rogovsky, acompañada de muchas de sus colegas del campo. 
Del saber del cuerpo que piensa (¿algo así hubiera dicho Carolina Escudero?), del saber hacer de la praxis, del saber hacer del hacer obra;de la disciplina, los sacrificios y el esfuerzo que requiere un deporte de alta competición o el desarrollo de una técnica artística que implica mucho al cuerpo, como la danza, o como el grabado. Maravilla habló de teatro, de canciones, (y Gisela Magri cantó en lo de Diana); de guiones y series de TV y actuación. 
Y de enseñar. 
Lo mismo que estas dos grandes maestras y artistas, mi hermana y Samay.
Ambas en sus lenguajes trabajan sobre la base de lo que Freire llamaría el reconocimiento del otro.
Y Taborda diría: y saben que todos los espacios son formativos. (como lo saben mis compañeros de PPL y muchos/as más).
Todo eso pasó, en el mismo planeta en que nos miramos y comprendemos, con mis compañeros/as de los diversos espacios de trabajo en el campo educativo y editorial, y con mucha gente con la que vas hablando por la calle, en los comercios, en el micro, en los trabajos, en las redes, que hay mucho irremediablemente perdido (diría Roberto Bolaño), mucho por lo cual hacer varios duelos...Sin duda.
Pero también hay una gramática de la esperanza, que percibe en los saberes de estos haceres, las potencialidades del futuro (imperfecto), pero posible.
Qué reparador es tener una hermana artista, tener amigas artistas, tener las conversaciones que tengo con Lucía Castelli en esas idas y venidas del día, haber formado parte de #NéstorTeníaRazón, que terminó hoy. 
La radio, la vida. 
Incluso esa vida que sabemos que ya se terminó tal como la conocimos, esa parte tan hermosa de nuestra vida que fueron estos años...Con los compañerxs de PPLen el INFD y de la Facultad de Periodismo, del Cendie, de la Cámara, del Frente Grande, del INFD, de El Puente, de la vida (etc, etc, etc) ....de poder hacer tantas cosas con otros, con los otros invisibilizados, con los pibes de los barrios y las pibas de las danzas, y los boxeadores que vienen de re abajo, todo eso, qué reparador que fue vivir esto después de la aridez de soledad y egoísmo de la década del noventa... pero aprendimos en ella, en ese desierto horrendo, al que quieren regresarnos, que la sed se calma en la resistencia y los proyectos; en poner el cuerpo, el cerebro y el cuore, como trabajadores de la cultura y la educación, como deportistas, como militantes.
Como ciudadanos responsables.
A cada pibe o cada viejo al que ustedes le clausuran el presente, a nosotros nos parece que le van a clausurar de nuevo el futuro también.
No lo permitiremos sin dar pelea.
Puede ser que nos ganen algunas batallas, incluso muchas, es probable, muy probable.
Pero nuestras armas no lastiman más que a ciertos bolsillos y narcisismos y en cambio, pueden revolucionar mentes y corazones.
No vamos a regalarles ningún derecho, por más infiltrados del Departamento de Estado de su verdadera patria traten de inocularnos en nuestra Patria; por más banqueros que nos pongan a gobernar en nuestros Estados.
Desde que muy pocos se quedaron con el producto del esfuerzo de muchísimos y no repartieron nada, no aprendieron a compartir sino a amarrocar.
Nunca les alcanza, nunca están conformes, siempre quieren más, aunque ese plus surja de la sangre de los otros.
Si hay injusticia y conciencia de la injusticia y se elije un camino de implicaciones estás de un lado diferente de si elegís quedarte en la opinología ligera. La grieta es eso: es cuando elegís vivir sólo para vos y los tuyos, o cuando elegís vivir para vos y un los tuyos muy grande, diverso, que exige los sacrificios del deportista, del artista que se pone al servicio de su arte, y de los otros.
Tu "los tuyos" es cool, tiene acceso a todos los consumos, no acepta los límites ni saber vivir en una sociedad de iguales. Necesita una sociedad de amos y esclavos, se vincula de esa manera.Se encierra en el confort de su casa, su depto., su country
Mi los tuyos es más grasa, transpira y encima, se anda abrazando por ahí en las calles, las plazas, las escuelas, las fábricas, las oficinas, los barrios.
Es cierto, algunos estamos mutilados, disfrutalo, se te nota el goce del envidioso, que no desea tener lo mismo que el otro (que sería una suerte de deseo de justicia, o un rasgo del celoso), sino que desea que el otro no lo tenga. Gozalo, porque nosotros estamos heridos, pero vos vivís en ese infierno...
Y nosotros tenemos esperanzas. Muchas. Y quien tiene esperanza no desespera. Espera, pero no es una espera pasiva. Espera y reflexiona; espera y observa; espera y se junta con los compañeros, aprende de los mayores y de los más jóvenes, y hace del insomnio y de la angustia una oportunidad de aprendizajes reales y profundos.
El miedo no es tonto, como no lo es el dolor.
Previene, enseña, genera los mecanismos para la supervivencia.
Espera y escribe; espera y reflexiona; espera y tiene mucho miedo por sus hijos, pero también se siente orgulloso, se siente digno frente a esa mirada de los pibes porque sabe que aún con errores, estuvo del lado correcto para criar seres humanos capaces de reconocer a otros seres humanos sin desviar la vista a sus necesidades y dones; espera y se junta con sus amigos y compañeros y se da cuenta que somos millones, que somos la mitad, que nos lo que nos une es muy fuerte; espera y enseña a contar historias con grabados; historias de una bailarina argentina; espera y se organiza, se enamora, se reencuentra en el otro en una pedagogía del amor que siempre, pero siempre, más temprano que tarde, vencerá al odio.
Y como nos enseñó El Flaco: "mañana es mejor"
Aunque mañana tarde unos años más en llegar.

lunes, 16 de noviembre de 2015

Los que no tenemos ni una gallina atada: no votemos al zorro

 "Escribe sobre las viudas abandonadas, las viejas, las inválidas,
 las locas. 
detrás de las Grandes Guerras y los Grandes Negocios que conmueven al mundo están ellas.}
 Viviendo al día, pidiendo dinero prestado, 
estudiando las pequeñas manchas rojas de nuestras ciudades 
de nuestros deportes de nuestras canciones."
 (Roberto Bolaño, "La Universidad desconocida")

1. Los que tienen la vaca atada

 Conozco gente que va a votar a Macri a la que le ha ido muy bien estos años, pero considera que merecería que le vaya aún mejor.
No vale la pena intentar debatir con esas personas, porque el egoísmo no es un argumento. Es un sentimiento  muy humano y generalizado (todos lo tenemos en mayor o menor medida), y en algunos casos,  una posición en la vida, y no soy quien para cuestionarle a otro que sus postura políticas sean ombliguistas y poco solidarias. Nadie está obligado a tener sensibilidad o conciencia social. Menos si pertenecen a esas minorías  que, gobierne quien gobierne, les vaya mejor o peor, tienen la vaca atada.
 
 Esta gente parece tener un chip en el cerebro que mide el esfuerzo propio y ajeno y opera como un ábaco de medir verdades.

Es como la persona que se queja de que el Estado banque a tal o cual, sin poder detenerse a pensar qué beneficios recibe del Estado o, lo que es aun más elocuente, si es mantenido/a o beneficiado/a por algún negocio o empresa familia, si es capaz de preguntarse de dónde proviene ese dinero.
Digamos que es muy difícil que exista (en Argentina y en cualquier lugar del mundo, si sos K, anti K, o alguno de todos los matices) alguna fortuna que no tenga vinculación con una injusticia profunda, un delito o algo más ominoso.
Ponele que vos digas: yo no vivo del Estado ni los planes (?), vivo de mi trabajo (¿cómo lo conseguiste? ¿dónde estudiaste? , ¿qué oportunidades tuviste?); o del trabajo de mis padres, del negocio (o campo, o propiedad) que heredé de mi familia...¿tenés muy claro qué rol jugó tu familia, y los gobiernos, y los proyectos políticos, para que esa propiedad estuviera en su poder, y no en el de otros? Por ejemplo, ¿estás muy seguro de que tus antepasados no cometieron ninguna estafa, ningún delito, no robaron nada a nadie, no se sirvieron del poder para quedarse con algún bien ajeno? Muchos filósofos y pensadores, escritores y religiosos, creen que no existe ninguna riqueza de origen "puro". 
En la esencia de la riqueza, en su origen, hay alguna clase de injusticia.

Así que, por acción u omisión, si tenés la suerte de pertenecer a esa minoría humana -de entre los cerca de 7 mil millones que somos- que tiene un techo, agua corriente, cloaca, comida diaria, acceso a la educación y la salud, ya sos parte de una injusticia. Y aunque no lo sientas, tenés una responsabilidad ética, humana, con los otros. Aunque creas que merecés más todavía.
Son planteos sin sentido, porque se trata, en general, de gente que no quiere escuchar algo distinto a sus supuestas razones, que son sentimientos y posiciones subjetivas, su sentido común, como tenemos todos los seres humanos. No es frecuente que alguien así se cuestione la naturalización de la injusticia que impone este modelo capitalista-consumista consagrado como religión incuestionable. Por ejemplo, que se pregunte cosas como por qué algunos tienen propiedades y otros no, o cómo se distribuye la riqueza, o qué papel juega el Estado, si es expresión solamente de los poderes tradicionales (económicos, simbólicos) o bien si puede ser también expresión de las demandas de las diversas formas de ejercer la ciudadanía.

Robber Barons
¿por qué algunos tienen propiedades y otros no, cómo se distribuye la riqueza, o qué papel juega el Estado?

Quienes creen en la meritocracia, son como los que creen que hay razas superiores o grupos etáreos o géneros superiores o clases sociales superiores o creencias religiosas superiores. Es su fe.
 Como la mayoría pertenece a la clase media más acomodada, y en general no le preocupa, en el sentido de ocuparse, tal vez sí en el de conmoverse, como quien se conmueve por el hambre de los niños o las guerras, pero no se siente responsable que implique sacrificar su tiempo, su comodidad y bienestar para hacer algo  ni pretende analizar las causas complejas o profundas de esos fenómenos, en el temor, bien fundado, de que eso pueda terminar alterando su confort y comodidad vital. Con frecuencia, son propietarios de una vivienda, pueden viajar en el país y el exterior, tienen buenos trabajos, su preocupación política es poder pagar menos impuestos, viajar más, en fin, consumir más.  
En algunos casos, hay también una suerte de indignación y resentimiento, una agresiva violencia, causada me parece por la sospecha de que el goce del otro es inmerecido, y les es robado a ellos: el otro - creen- no se esfuerza tanto como ellos y los suyos.  Esta gente parece tener un chip en el cerebro que mide el esfuerzo propio y ajeno y opera como un ábaco de medir verdades.
 
Quienes creen en la meritocracia, son como los que creen que hay razas superiores o grupos etáreos o géneros superiores o clases sociales superiores o creencias religiosas superiores. Es su fe.

 

2. Los que no tenemos ni una gallina atada

Distinto es el caso de los/as que votan a Macri porque están hartos de muchas mierdas de la política, o de la corrupción, o de que ocupen lugares de poder personas sin ninguna case de compromiso con el trabajo, con los otros, con la justicia social. Que se sirvan de los demás y abusen de eso, y se llenen los bolsillos en nombre de un discurso que en ellos es letra muerta, como un animal embalsamado por un taxidermista, ajeno a la vida. Hartos de esos que son, en el fondo, cortesanos del poder, del de ayer, del de hoy y del de mañana. 
Esas conductas son constitutivas, a mi entender, del ser humano y están presentes en todos los dispositivos del poder (o de las cortes). Los politólogos y filósofos lo explican muy bien.
Creo que no hay que resignarse, nada de eso, sino trabajar con otros de manera sostenida y organizada para generar y fortalecer mecanismos que reduzcan al máximo que esta clase de personas se salga con la suya, y controlarlos. Ya sea que estén en un poder como en otro, sobre todo, en el Poder Judicial (mal llamado "la justicia"), porque es ahí donde debería haber más garantías, aunque sabemos que no es así para nada.

Yo a estas personas, muchas de ellas trabajadores/as, les diría que tienen razón. Yo también estoy harta de todo eso. Y de muchas cosas más. Pero ese hartazgo tampoco es un argumento. 

Pero si esta es la razón para votar a Macri, sólo me gustaría pedirles que reflexionen(mos) mucho esta semana, piensen(mos) en gente concreta, observemos quiénes han salido a las calles a apoyar a Scioli, por caso, como la mayoría de los científicos, artistas, universidades, sindicatos, organismos de Derechos Humanos, organizaciones que representan a minorías...
Reflexionemos (en) y me digan con una mano en el corazón si entre sus "razones" o sentimientos se mezclan esos genuinos deseos de justicia, de cambio, de que se terminen ciertas conductas, con revanchismos personales o ganas de consumir más, todo legítimo, y si creen que de verdad en el macrismo no hay incluso mucho más de eso que en cualquier otro espacio.... Un Alianza construida entre gente que se ha hecho juicios y denuncias entre sí por corrupción (Carrió a Macri, por ejemplo); o que tiene 214 causas judiciales por delitos cometidos en el ejercicio del poder (Macri); o dirigentes del duhaldimo que y el radicalismo que dificilmente puedan gobernar sin sacarse los ojos y generar caos , que reniegan de sus mejores expresiones, como fue el alfonisnismo, al que estos grupos destruyeron.

2. Saltar de la sartén a la olla: los Robber Barons argentinos de la Alianza Cambiemos

Para sacarse de encima, sacudirse ese malestar legítimo, ¿van a votar devaluación, que es baja de salarios para los trabajadores, terciarización de los servicios escolares y de salud, apertura a importaciones que sí o sí van a debilitar la industria nacional, y por lo tanto, reducir y  precarizar los laburos, generar más injusticia y acomodos? 
Es votar a gente especializada en cometer grandes delitos económicos, como los famosos Robber Barons (Barones ladrones) que monopolizaron las fortunas en  EEUU en el siglo XIX-  y defraudaciones al Estado, que dejarían a Boudou, de ser ciertas las acusaciones en su contra, a la altura de un raterito vulgar comparado con el "Gordo" Valor o "La Garza" Sosa. Gente experta en "transferir" dinero de nuestros bolsillos de trabajadores a empresas extranjeras, y en pedir préstamos para sus bolsillos, que pagaremos nosotros y nuestros hijos y nietos.
Fuente
 ¿Por qué alguien que ha sido el mentor de grandes fugas de divisas al exterior, es decir grandes delitos económicos con los cuales se afanaron la plata generada con nuestro trabajo y que serviría para hacer escuelas, hospitales, cloacas, rutas, en fin, todo lo que prometen los candidatos, haría algo para mejorar la vida de los trabajadores argentinos? 

Macri pondrá a estos Big Robbers de ministros. Alguien como Prat Gay (economista oficializado por Macri como posible ministro),* conocido por sus oscuros negocios con Amalia Fortabat que ha fugado muchísimo dinero evadiendo leyes e impuestos para favorecer a  JP Morgan, donde trabajó años, o al procesado por la causa del megacanje que en el año....nos dejó a todos culo p'al norte, como dicen en el barrio, Sturzenegger.**
Alguien que honestamente prefiere tener (más) dólares que ser libre, está muy bien que acompañe a Macri. Alguien indiferente a la institucionalidad democrática, lo mismo. Pero alguien que realmente desee vivir en libertad y en democracia,  se detendrá a hacerse algunas preguntas: ¿que libertad? ¿qué democracia? 
"La democracia dejó de ser una utopía, vacía bajo un régimen que celebra la trinidad que forman la privatización, la desregulación y la financiación. El consumo se convirtió en marca auténtica de ciudadanía, mientras la competencia individual y responsabilidad personal se elevaron al nuevo evangelio de riqueza y salvación individual. En este escenario, la libertad se transformó en su opuesto para la vasta mayoría de la población, por cuanto una pequeña minoría privilegiada puede comprar tiempo, bienes, servicios y seguridad, mientras la gran mayoría en crecimiento está relegada a una vida sin privilegios, beneficios y sostén. Para estas poblaciones consideradas prescindibles, superfluas e invisibles por su raza, clase social y juventud, la vida se torna cada vez más precaria."***
 
Ni en Grecia, ni en Estados Unidos, ni  en Rusia o en Siria, ni en Francia ni en Brasil ni en Argentina quienes representan los intereses de la banca internacional y se dedican a esos grandes delitos  va a hacer nada para beneficiar jamás a ningún trabajador/a, a ninguna vieja, a ninguna viuda, a ningún niño/a pobre del mundo. 






 * "Prat Gay hizo su fortuna trabajando –seguramente– duro durante la última década como economista del JP Morgan, el banco que más títulos de la deuda argentina colocó en el exterior" y "En el trabajo de los diputados de la Comisión de Fuga de Divisas, paradójicamente, aparecen dos privados 'fugadores' que luego tendrían conexiones con Alfonso Prat-Gay, el diputado de la Coalición Cívica y ex presidente del Banco Central que había sido denunciado por este tipo de prácticas. Se trata, justamente, de la cementera Loma Negra, que fugó U$S 72.279.309 en 30 operaciones; y la propia Dama del Cemento, Amalia Lacroze de Fortabat, que envió al exterior U$S 2.712.054 en tres veces. Tal como adelantó hace unos meses Tiempo Argentino, Prat-Gay, el golden boy que llegó a la política de la mano de Cavallo, López Murphy y se consagró como gurú con Elisa Carrió, es quien hoy administra la megaherencia de Fortabat. Y quien, a la vez, fue sindicado como el hombre que sacó esa herencia fuera del país. El diputado derivó hacia paraísos fiscales U$S 1025 millones obtenidos de la venta de Loma Negra y a la muerte de la octogenaria fue designado como administrador de la herencia, calculada en U$S 1000 millones. Cfr. http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-237020-2014-01-04.html

**:  "El ex secretario de Política Económica del equipo de Domingo Cavallo y actual diputado nacional por el PRO quedó envuelto en una causa que investiga el megacanje de 2001, por el cual se pagaron abultadas comisiones a siete bancos." (Cfr. en http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-237020-2014-01-04.html)
***Giroux, Henry, "Más allá del sentido común neoliberal: políticas culturales y pedagogía pública en tiempos oscuros", en http://www.adrianapuiggros.com.ar/ver_recomendados.php?id=67

viernes, 13 de noviembre de 2015

Como a Darth Vader

 "Este negro está gozando de algo de lo que yo debería gozar. 
Yo no puedo ser feliz porque este negro es feliz. 
Este negro debería dejar de ser feliz para que yo pueda empezar a serlo, esto se ve ahora en los cacerolazos, aparece siempre. 
Es un fantasma que despierta el peronismo. 
Que es especialista en ubicar a un negro gozando al lado de un blanco que no lo quiere ver gozar."
(Daniel Santoro)*


Fue como si me dijera: ella es la blanca que no soporta el goce del negro, aunque quizá es la negra que se identifica con el opresor.
No quiere ser libre, quiere ser ama.
No quiere elegir  y ser libre,
quiere ser ama  y explotar al negro y, sobre todo, privarlo de su goce.
No puede ser feliz si anda por ahí la negrada gozando.
Y en su fantasmal  mundo, la negrada somos todos.
Eso aprendí. 
Y también, me dijo, es como una sierpe.
Llena de veneno, y envenenada, esperando el momento de clavar los colmillos y destruir lo sano.
H. Matisse
La escucho, yo, que había tardado como diez mil años en darme cuenta.
Debe ser porque ando floja en esa gramática imprescindible, me salió fallida y no me permite organizar bien la articulación entre percepción, reflexión y experiencia, ponele, o porque me negaba, como se niega una a creer que en el otro pueda habitar algo tan sórdido, tan turbio....
Yo no creía que ella fuera como la blanca que sufre la felicidad del negro.
Ni que yo fuera el negro.
Ni mucho menos, que estuviéramos rodeadas de negros y negras que eran ocasionalmente felices sólo para que ella padeciera.
La felicidad del otro era como una afrenta, era como una ofensa, era como una provocación, para ella.
Pero yo no podía ver algo de eso en ella, eso turbio.
Ese algo que cuando una se mira al espejo, descarnada, y se ve en sus peores miserias, y se siente la persona más horrible, un poco celosa, demasiado ansiosa, posiblemente violenta, vengativa, supongamos....yo, que me miraba en ese pozo abismal  del reconocimiento de nuestras bajezas, no podía creer que hubiera eso, y eso tanto peor y tanto más horrible, en otro.
Y entonces.
¿Cómo anticipar esas jugadas? ¿Cómo leer los rasgos de la especulación y lo perverso, en su goce del dolor ajeno?
Yo, que puedo casi hacerme cargo de todos y cada uno de los pecados capitales, no soy experimentada en la envidia. Claro que he sentido envidia, obvio, humana soy. Y puedo sentirla a veces...
Pero ese monstruo que la habitaba, que emergió como lo siniestro, hizo derrumbar su máscara mishimesca, pero no mishimescamente, porque hay que ver que en ella la preocupación estética era eso, una preocupación, mas no un saber hacer, no había obra, no había talento ahí, que al final, como diría M. Moretti, el talento se tiene o no se tiene, m'hija...será así nomás.
Y ella no lo tiene.
Debe ser eso o que envidia.
El talento de los seres acariciados por las mariposas del detalle sensible,
El ojo nabokopiano,
La mano-manual-que toca-dibuja-cincela-escribe-sostiene-
La risa cristalina de una amiga,
El golpe de las copas cuando brindan por una alegría genuina,
[Las caderas que se chocan en la pista de baile y esa guitarra, mi vida, que nos pone on fire aunque seamos los protagonistas de un amor malentendido pero persistente,
 un hombre y una mujer que se han perdido y vuelto a encontrar solo para desencontrarse juntos de nuevo]
Todo eso y más,
su insaciable sed del supuesto infinito del Otro.

Y entonces, como a Darth Vader, sólo le quedó el lado oscuro, ese que no quiere lo que el otro tiene, sino que quiere que el otro no lo tenga....
Como dice Santoro, se cree que tu goce, mi goce, se lo hubieran quitado a ella...
Y entonces, su goce es tu dolor,
su goce es tu sufrimiento,
su goce es tu pérdida,
tu falta.
Su goce es señalar con el dedo acusador, encarnar esa moralina de rasgos berretas, horrendos.
Acusar. 
Y un día de sol, vos salís con la bici por el barrio, y de repente alguien que ha padecido un padecer parecido, te lo dice con una claridad que es como si te sacaran el peso de una mochila de la espalda y te liberaran.

* Fuente: http://pajarorojo.com.ar/?p=11810

martes, 10 de noviembre de 2015

#‎AlianzaCambiemos‬: Adam Smith se retuerce en su tumba

Represión en el Borda. Fuente

represión en el Parque Indoamericano









Son unos liberales rarísimos: defienden el libre mercado, pero son clientes cautivos del monopolio;
se auto proclaman como el Cambio y votaron una alianza entre la derecha peronista tradicional y lo más retrógrado del radicalismo para gobernar la Provincia de Buenos Aires;
se rasgan las vestiduras por la libertad de expresión, pero quieren una ley de medios q garantice sólo la libertad de empresa;
hablan de lo nuevo y convocan a ministros de economía y referentes de salud formados en universidades católicas o privadas exclusivas para élites porteñas, con ideas de hace varios siglos;
gobiernan como (y son aliados de) la derecha, pero se ofenden si se los califica de esa manera;
reivindican el laicismo, pero los financian y couchean predicadores carismáticos de iglesias/empresas/yanquis;
se escandalizaron con la muerte de Nisman, y votan a un procesado por escuchar ilegalmente a víctimas del atentado a la AMIA;
están hartos de la corrupción, y votan a un tipo cuyas millonarias deudas empresarias pagamos todos, rodeado de empresarios investigados x negociados con el Estado;

hablan de terminar con la inseguridad y proclaman la esperanza y la alegría, y eligen a un tipo que reprime a balazos y golpes a los enfermos mentales, los pobres, los jóvenes y los opositores; 
dicen que quieren más república, y eligen a alguien que vetó más de 200 leyes en CABA....Y como quieren comprar dólares, elijen a alguien que les va a llevar el salario tan abajo que se van a tener que agachar para encontrarlo....
Son unos liberales rarísimos...Eso sí, somos nosotros los que tenemos contradicciones....#AlianzaCambiemos

domingo, 8 de noviembre de 2015

La mujer temblorosa o la historia de mis nervios

"Estamos habitados, ocupados, somos seres plurales y
 siempre vivimos en relación con ese mundo exterior que percibimos
 como seres corporales y no solamente como cerebros."
(Siri Hustvedt, La mujer temblorosa)*

 Es grande "la capacidad del ser humano para olvidar lo que no quiere saber, para no ver lo que tiene delante". (W.G Sebald, Historia natural de la destrucción)

Me gusta cómo reflexiona e invita a reflexionar Siri Hustvedt, escritora noruega-estadounidense, ** acerca de cosas que forman parte de la más privada intimidad y, al mismo tiempo, conforman las preguntas esenciales de los seres humanos: ¿quién soy? ¿Por qué soy de esta manera? ¿Por qué me enfermo? ¿Cómo funciona la memoria, los recuerdos, los traumas, el dolor? ¿Somos espejos de los otros? ¿Cuándo dejamos de percibir las dimensiones cuerpo y mente como una unidad?
Su padre ha muerto hace dos años y las hermanas y la madre le piden a Siri que diga unas palabras en un homenaje que organiza la universidad donde su padre trabajaba y vivió gran parte de su vida. A pesar de estar habituada a esa clase de exposición pública, mientras está diciendo su discurso, Siri Hustvedt comenzó a temblar. Y aunque el cuerpo se le convulsionaba completamente fuera de su control, su voz seguía fluyendo como si las palabras estuvieran disociadas del temblor que la sacudía. terminó su discurso casi disociada, entre la oradora serena que todos conocían, y esta nueva Siri, la mujer que tem­blaba. 
Como había ocurrido con unas tremendas migrañas que la aquejaban desde la muerte de su padre, los ataques continuaron.
 Este libro relata, con ese estilo honesto, despojado de soberbia y de certezas, el doloroso camino que emprendió esta escritora tratando de encontrar un diagnóstico, una explicación a estos ataques. En ese afán, recurre a la psicología, la neurocencia, la psiquiatría, la literatura y el psicoanálisis, en un Estados Unidos dominado por la hegemonía del discurso del DSM, el conductismo dogmático y la quimicalización de la angustia y las preguntas existenciales. Despojada de muchos prejuicios, la autora intentará encontrar  respuestas en un grupo de estudio en el que algunos especialistas de diversas procedencias buscan crear un nuevo campo: el neuropsicoanálisis. A la vez, ella comienza a dar clases en talleres literarios para enfermos mentales internados en hospitales psiquiátri­cos. En su viaje, se detiene a analizar acerca de cómo opera la memoria, los distintos tipos de memoria y de recuerdos que tenemos, los modos en los que nos relacionamos con los otros, la subjetividad como un factor poro reconocido pro la ciencia en su justa importancia y los mecanismos de negación de los traumas, por ejemplo, en el caso de los soldados, análogos a ciertas formas de la histeria clásica.
Memoria, imaginación, pensamiento en imágenes, percepción, todos los materiales con los cuales a la vez trabaja un escritor, de modo que aunque parezca que el libro nos lleva a recorrer neuropsiquiátricos, anécdotas de soldados brotados en medio de las trincheras o experiencias de histéricas freudianas, aunque los temblores y la "historia de sus nervios" nos remitan a otros clásicos del discurso sobre los nervios, Hustvedt no deja de hablar de literatura y material literario.
Leyendo a esta brillante escritora, me surgen preguntas acerca de los traumas colectivos y de cómo el afán por despojase de argumentos, de preocupaciones lógicas y de dejar atrás experiencias traumáticas, puede precipitar olvidos sociales que habiliten decisiones trágicas.
No creo que sea porque el libro se lo proponga, pero algo en esta lectura me recordó esa obra genial que es la Historia natural de la destrucción, que desnuda el ominoso silencio colectivo que la sociedad alemana se auto impuso, para no hacerse cargo del horror que había protagonizado y las consecuencias universales de la negación del pasado. 
(Algo parecido parece estar ocurriendo en estos días previos al ballotage en Argentina, donde las más retorcidas versiones del autoengaño paracen encubrir el trauma causado por los representantes de los poderes económicos que hundieron a más del 50 % de nuestra población en la pobreza y la indigencia, y premiarlos con una nueva oportunidad para que nos destruyan, como si un manto de oprobioso olvido aquejagara a una gran parte de la poblaicón, "harta de hablar de política", "del relato" y otras cuestiones mucho menores que el hambre, la violencia extrema que este engendra y la pobreza generalizada.)
Desresponsabilizarse del pasado, culpar a otros de nuestros males, ignorar los acontecimientos traumáticos, esquivar las preguntas insidiosas, puede que nos cause alivio en el momento, y nos evite dolores coyunturales, pero a la larga...¿no  retornarán como síntomas colectivos en la forma de fantasmas y pesadillas capaces de hacer mucho más daño que sus versiones originales?



* Anagrama, Barcelona, 2015, pág. 100.
¨** Conocida por muchos por ser "la mujer de Paul Auster", Siri Hustvedt merece un lugar propio como la gran escritora de narrativa y ensayista que es.