Último verano en Stalingrado, novela

lunes, 30 de mayo de 2011

La raza de los nerviosos, de Vlady Kociancich

"Pertenecemos a la raza de los nerviosos, que da delincuentes o artistas", decía Marcel Proust y así comienza el Prólogo de La raza de los nerviosos, de Vlady Kociancich, quien sin duda forma parte también de ese linaje.
        Desde esa sospecha común que supone algún grado de locura encerrada en la imaginación creativa de los escritores, recorre la autora en los 25 ensayos que forman este libro, los mundos literarios de sus algunos de sus escritores predilectos: Borges, Bioy, Conrad, Dostoievski, Cortázar, Lampedusa, Lewis Carroll, Henry James, entre otros. Y en esos viajes por las biografías/geografías literarias, desde ya, vamos descubriendo ya no chismes de las vidas privadas, bajezas o grandezas de esos artistas, sino literatura sobre la literatura, y otros escritores.
        No es un libro de crítica literaria, ni de análisis. Es un recorrido dentro del estilo del género ensayo, por los libros que inspiraron libros y los hombres que los escribieron, sus patrias literarias y aquellos acontecimientos (algunos, pocos, bien elegidos: una muerte paterna, una guerra, un viaje, una necesidad económica imperiosa, la propia muerte) que permiten el fluir el relato y dar vida a los personajes, de V. Kociancih y de su universo de autores. De algún modo, al ser ensayo y reunir una selección tan personal y subjetiva de momentos de vidas  y de fragmentos de libros, leyéndolo tenemos la impresión, la ilusión, de estar tomando un café en casa de una amiga que, en la intimidad de su biblioteca, nos revela, generosamente, algunos secretos de sus pasiones lectoras  ("en la admiración de una obra hay también un deseo insensato: que se prolongue indefinidamente", reconoce en la p. 79) y algunas de sus más sofisticadas, inteligentes y elaboradas reflexiones ("Curioso. Por lo menos un tercio de la literatura del mundo narra las desventuras de los escritores sin fortuna. Paradójicamente, la sensibilidad pública, siempre dispuesta a soltar lágrimas sobre la miserable condición de los autores del pasado se horroriza cuando los del presente aspiran a recibir dinero por su obra y exige que se ganen la vida con honradez, es decir, en cualquier otro tipo de trabajo", p.140).



Kociancih, Vlady, la raza de los nerviosos, Seix Barral, Buenos Aires, 2006.

No hay comentarios: