Último verano en Stalingrado, novela

martes, 3 de enero de 2012

A veces tu voz me llega

No toda
no siempre
pero a veces tu voz me llega
como de adentro
como una niña que habla y sabe de lo que habla porque lo está viviendo
y en el jardín se mezclan el perfume de la gardenia con la glicina, los jazmines, la menta, el cloro de la pileta de lona, y la caca de la perra
todo junto,
el césped húmedo,
mi transpiración,
el tabaco de él, que fuma
y el mío, que extraño
a la que era
hasta que pueda volver a ser.

No hay comentarios: