Último verano en Stalingrado, novela

jueves, 24 de marzo de 2016

Punto

quise escribir de tu pelo de  tu abrazo y de las mariposas tuyas, mías y nabokopianas que amabas
de la noche de la caminata desde la vieja estación hasta Tolosa
las sandalias gastadas y el alma iluminada
del deseo que ardía en tu noche mirada y todo eso
pero las palabras insisten en apartarse
como si se ordenaran sólo en consignas y urdieran rituales
como si a este mar de sangre lágrimas y bla bla bla bla
no se lo pudieran escribir con palabras.

Punto.


[como si detrás de algún espejo mágico o de esos ojos de la piba en los que fulguran tus ojos me dijeras
pero che, pero cómo, pero otra vez,
y entonces, ¿a dónde iremos?]
Carlos Alonso, aguafuerte para  Bajo la lluvia ajena, de Juan Gelman, Libros del Zorro Rojo, Madrid, 2009.


1 comentario:

Jorge Curinao dijo...

Gracias, qué bonita edición.