Último verano en Stalingrado, novela

jueves, 24 de marzo de 2016

#40Años #¡TodosalaPlaza


Para millones de argentinxs es un día de dolor, de reflexión, de recuerdos, de compromiso con la Memoria, la Verdad y la Justicia. De acompañar a esas mujeres valientes y únicas, que son el ejemplo de trabajar para la justicia y no para la venganza y el odio. Por eso en cada lugar, en cada ciudad del país hay actos, marchas, conmemoraciones, homenajes.
Para muchas empresas que hoy siguen en el poder, hace 40 años empezaba un vertiginoso ascenso que multplicó sus fortunas y socializó sus pérdidas. Son fortunas manchadas de sangre y mares de lágrimas. Esos son los empresarios "exitosos" que gran parte del discurso mediático promueve como modelo para nuestros pibes. Los que no llegan, basura descartable. No importa que hagan yoga, simulen practicar religiones orientales de sabiduría, respiren o mediten. Si se vive de la explotación del otro, no se consigue ninguna "elevación espiritual", se habita en lo más profundo del Infierno, y se construye infierno alrededor.
La sangre derramada no puede repararse así, pero sí puede por medio de la verdad y la justicia. Esa es la deuda que estamos pagando y seguirán pagando nuestros nietos. Para que ellos se hicieran inmensamente millonarios y sus crímenes aún estén impunes, secuestraron, mataron y desaparecieron 30.000, en su mayoría adolescentes y jóvenes. Un plan propiciado y promovido por los EEUU y con el cual contribuyeron los medios de comunicación, que casualmente, más se beneficiaron entonces y ahora. Todas estas obviedades que escribo, que parecen subestimaciones al lector y lugares comunes, resultan nuevamente necesarias.


Mientras algunxs no se toman tregua en su exhibicionismo y aún un día como hoy, suben las fotos de sus consumos y sus "éxitos", o hacen bromitas ingeniosas con ciertos signficantes del discurso de la memoria, de una forma en que creo, contribuyen a la injusticia, a la violencia cínica y al olvido. Supongo que eso lo cargarán en su conciencia, si es que la tienen. Creso es eso, y siempre será eso.
Cuando se habla de LESA HUMANIDAD quiere decir que son crímenes contra todxs nosotrxs, y que no cesan. Es violencia. Hasta que no aparezca el últimx nietx, hasta que no sepamos cómo asesinaron a cada unx de los 30.000, hasta que cada empresa que se benefició no pague su deuda con la sociedad, el crimen está ocurriendo y nuestra comunidad está en peligro por esta inseguridad.

No hay comentarios: