Último verano en Stalingrado, novela

jueves, 7 de febrero de 2013

Un año sin Spinetta (“Nada te queda ya, sólo la realidad”.)


(Este texto lo escribí hace un año al enterarme de la muerte del maestro)

Pamuk dice que una de las primeros efectos que debe causarnos una novela es la ilusión de vivir una vida real, de que los sucesos, los personajes, son reales y, al mismo tiempo, la contradicción que genera saber que no es así. Dice: “las novelas son segundas vidas”.
Se murió Luis Alberto Spinetta, hace dos días. (leer más)

No hay comentarios: