Último verano en Stalingrado, novela

lunes, 18 de febrero de 2013

El enigmático Dios del corazón

Debido a un afortunado (y algo irónico) malentendido con los nombres, tal vez originado en esa extraña debilidad que me provocan los apellidos eslavos, germanos, "raros", C. me regaló una novelita del noruego Knut Hamsun, Pan.* 
Una de las primeras obras del longevo autor (vivió hasta los 93), imagino que debe ser ideal para leer también en la primera juventud, cuando uno emprende esas aventuras on the road, esos viajes internos-externos que incluyen poetas malditos, beatnik, literatura iniciática (diversa para cada uno ) que tal vez perdure o tal vez se olvide o se rechace más adelante (Hesse,  Dostoievski, Kafka, Tolkien, Walt Whitman, Kerouac, Boris Bian, Cortázar, Calvino); cuando uno huye de la ciudad (que es también la familia, el estudio, el trabajo, la autoridad), se hace mochilero, critica todo lo del sistema burgués y rechaza la industria y la civilización que destruye y oprime.
¿Pero es posible huir de quienes somos y de lo que deseamos?
E. Munch, Amor and Psyche, 1907, 
óleo sobre tela, 119.5 x 99 cm

Abrazamos la naturaleza en su imponente esplendor, como el personaje de la novela, el joven teniente Glahn que evoca un verano en Nordland en el se evade de la ciudad y de los protocolos sociales, vive solitario en una cabaña aislada, de la caza y de la pesca, como Pan, el dios de los bosques, con su perro Esopo y sus presas, como  compañía y alimento. (De algún modo me recordó también a a In to the Wild, película de 2007 que también me recomendó en su momento C.). 
En una de sus cacerías conoce a Edvarda, hija del mandamás del pueblo de Sirilund, una chica de quince años, de tez morena, manipuladora y caprichosa y luego a Eva, hija del herrero, muchacha pobre, generosa y entregada. 
El teniente vive un romance breve y apasionado hasta que llega el otoño y es rechazado, con lo que se precipita la tragedia del héroe que, por supuesto, se había enamorado y se creía correspondido. Sufre; se sabe amado por quien no ama, por quien lo da todo e intenta gozar de ese amor. Pero, se sabe, es "enigmático el Dios del corazón".

***                                 *** 
Aunque era un autor muy popular, su reputación cayó considerablemente debido a su ostensible apoyo al régimen nazi del traidor Vidkun Quisling durante la II Guerra que lo impulsó, en un mitin en 1943, a ofrecerle a Goebbels la medalla del premio Nobel como regalo o a reunirse con Hitler para tratar de que éste depusiera a J. Terboven como Reichskommissar de Noruega.





* Hamsun, Knut, Pan(1894), Anagrama-Quinteto, España, 2010, 161 pág.
 Knut Hamsun fue Premio Nobel de Literatura en 1920.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Leé Hambre, del mismo autor. Verás que debieran leerse juntos, uno detrás del otro, y se hace comprensible que "las aventuras on the road" acaso resultaran(nuevamente acaso)innecesarias".

Palabrascromáticas dijo...

Muy interesante el comentario. ¡Me gustaría saber quién sos!

Anónimo dijo...

Pan es infinitamente inferior a Hambre. Acaso no en el estilo. Creo que Knut en Hambre era mas escritor que nada en el mundo. En pan comenzaba a ser un "verde nazi". Insisto, lee Hambre. No lo se muy bien, dado que han pasado muchos años, pero creo que leer Hambre me "salvó" no de las aventuras on the road (que tan bellas son) pero si de la vulgaridad de quedar "atrapado simbólicamente" en la creencia de que en ellas uno vivió "el mejor de los encantos". AutoMentira de gente que huye. Respecto de quien soy, simplemente alguien que te lee de tanto en tanto. Alguien me recomendó leerte. No importa quien, y menos importa quien soy; sabrás disculpar semejante arrogancia. Hasta otra oportunidad