Último verano en Stalingrado, novela

miércoles, 18 de abril de 2012

Numerus clausus: mi nombre es Sabina Spielrein


"Sola estoy en el mundo, totalmente sola" (diario de Sabina, 1904)

Cualquiera de estos días escribiré un post sobre Sabina Spielrein (apellido que en yíddish quiere decir "juego limpio"), la "madre del psicoanálisis", la chica judía de Rostov del Don, la analista de Piaget y de Saussaure, la primogénita del comerciante Nicolai y la odontóloga Eva, la fundadora de la "White Nursery", la paciente y amante de Jung, la hija del Deber (Bat -Mitzvá) la discípula y luego colaboradora de Freud, la madre de Eva y de Renata; la nieta del rabino Lublinski, jasid y promotor del acceso de las mujeres a las universidades, la alumna de una escuela fröbeliana, la hermana mayor de Isaac, Jascha, Emil y Emilia,  la víctima de las purgas de Stalin, la paciente del Burghölzli.Sabina.
portada biografía de Sabine Richebächer
En 1904, ya adolescente, enfrenta sus espantosas pesadillas y durante una estadía en Suiza pide que la internen en una institución para enfermos mentales. Ya en el Burghölzli se deja amar y analizar por el joven doctor suizo Jung. Será curada, será negada y traicionada.
Sabina estudia medicina y se convierte en una gran profesional, que investiga la psiquis y las pulsiones destructivas, las pulsiones de muerte asociadas al sexo; la fantasiosa muchacha rusa, cosmopolita, que habla varios idiomas y sueña despierta y dormida con ser, sostener su deseo, ser amada, comprender hasta que su cuerpo es destruido por las balas de los nazis, negada de la historia, borrada del reconocimiento que la ciencia psi le adeuda.
Sola, enfrentada a las autoridades: la del padre; la de su doctor Jung, que la niega y la acusa de mentir; la de Freud al principio pone en duda la verdad de su palabra; la de Stalin, que prohíbe el ejercicio de su profesión en la URSS (1933) y purga, entre a miles, a sus hermanos y a su esposo (1935-1938); la de Hitler, y su brutal manera de imponerse en su avance ruso. Sabina, a quien una y otra vez le niegan su lugar en nuestra memoria de hijos del siglo XX. Creo que le debemos al menos un pequeño y agradecido reconocimiento.
película sobre su vida, 20003
Rusa educada en varias lenguas, crece en un mundo en transición, en plena revolución tecnológica y demográfica: la máquina de vapor, la revolución en la energia eléctrica y el gas, la aplicación de la química a la agricultura; la euforia por la creencia en un futuro sin hambre y con crecimiento;  los descubrimientos en medicina neurológica y el auge del "discurso de los nervios" (Richebächer y las enfermedades del alma, la cura por medio de la hipnosis y la palabra que propiciarán Charcot surgimiento, de la mano de Charcot, Bernheim, Janet, el eugenista Forel, luego Freud, Bleuler, Jung.
La migración de los campesinos a las ciudades y la organización sindical del proletariado. Ese mundo burgués en perpetuo movimiento y cambio, de transformación de los modos de producción y de conmoción de todas las relaciones y situaciones sociales  que Marx describe en su Manifiesto comunista, [Marx, C, Engels, F:1848]  Sabina encarna de pequeña, en sus fantasías, a la diosa Schechina que, en la tradición jasídica, representa lo femenino de Dios.
última foto
Nacida en 1885, crece en ese mundo del "discurso de los nervios" que se nutre de términos que provienen de la física (transferencia, energía psíquica, tensión, resistencia). Ese discurso de la histeria femenina, del cual la literatura también se hace cargo y tematiza: así lo harán Chejov ("Un ataque de nervios"), Tolstoi (Sonata a Kreutzer), Nicolai Tschernyschevskis (¿Qué hacer? Cuentos acerca del hombre nuevo, de 1863). Y el cuerpo de Sabina expresa sus pasiones nerviosas (los golpes de los castigos paternos, las humillaciones),  por medio de diversos síntomas, la enfermedad de su aislamiento, el deseo de ser una mujer libre sin defraudar a su autoritario padre, a su autoritario mundo de hombres, de zares que prohíben ingresar a los claustros universitarios a las mujeres y a los judíos, de guerras, de antisemitismo, de persecuciones, de muertes. Tal vez por eso se especializará en los niños y fundará una escuela para que estos crezcan con libertad.
El Sueño, Gustav Klimt
Frente a la sinagoga de Rostov del Don en 1942, junto a sus hijas Renata y Eva Scheftel y los demás judíos de Rostov, enfrenta al comando 10a de las SS dirigido por Heinz Seetzen, quién sabe cómo, pensando en qué, evocando qué recuerdos, orando a qué dioses.
Cualquiera de estos días, cuando me anime, escribiré sobre ella, Sabina Spielrein, numerus clausus.

Sabina Spielrein nació en Rostov del Don, al sur de Rusia, el 25/10 de 1885 y murió en esa ciudad en 1942. Estudió en Zurich (Suiza) y trabajó y vivió en varias ciudades como Ginebra, Viena, Zurich, Berlín, Lausana, Moscú y Varsovia.

Recomiendo 
Richebächer Sabine, Sabina Spielrein, de Jung a Freud, ediciones literales, El cuenco de plata, Buenos Aires, 2008, 334 pág.
Cronenberg, David, Un método peligroso, 2011.
Documental "Mi nombre era Sabina Spielrein"(Ich hiess Sabina Spielrein, de Elisabeth Marton)
"Prendimi l'anima", película de Roberto Faenza.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

EDITORIAL PORTILLA FOUNDATION
Hola Amigo escritor: Lo invitamos a unirse a la EDITORIAL PORTILLA, una editora sin fines de lucro, las ganancias de la editorial serán invertidas en la lucha contra la Diabetes. Aquí los escritores podrán publicar sus obras por el Internet y en las cadenas de librerías en los cinco continentes sin costo alguno. No rechazamos a nadie porque creemos que todo pensamiento merece ser preservado para las futuras generaciones. Todos los escritores recibirán en 50% de las ganancias por el Internet y el 10% por las ventas en las librerías. Tenemos varias convocatorias para concurso. Visite nuestra página web: www.editorialportilla.com o envíenos un correo a: editorialportilla@hotmail.com
Saludos Cordiales; Dr. Oxel H. Portilla: Presidente.

Gloria Flores Filóloga, periodista, escritora y pintora. Psicoanalista dijo...

Llevo muchos años estudiando el caso de Sabina Spielrein, como analista y también como escritora. Sabina debe ser colocada en el lugar que ocupa. Estoy plenamente de acuerdo con tu comentario. Yo, desde aquí, lejos de tí, a muchos kilómetros de distancia, aportaré mi grano de arena borgiano para hacerlo realidad. La historia de las mujeres está repleta de vacíos inmensos. El reconocimiento en Sabina es un mérito propio y legítimo. Su historia es más grande e importante de aquella que los hombres nos han relatado sobre ellos mismos. Al fin y al cabo, éstos suelen contarnos relatos de grandes guerreros, la mayoría, pero pocos hombres que se parezcan a nuestra Sabina Spielrein. Estoy comenzando a escribir en español un libro sobre ella para darla a conocer. Es uno de mis empeños y espero llevarlo a término. Ha sido un placer leer tu página. Ya somos más las que pensamos así. No estamos tan solas como ella lo estaba. Un saludo afectísimo. Gloria Flores

Palabrascromáticas dijo...

Muy grato para mí Gloria y ojalá pronto podamos leer tu libro!