Último verano en Stalingrado, novela

miércoles, 27 de octubre de 2010

Gracias Néstor

Un ataque al corazón. Así nomás.
Nos entregó su corazón.
Algunos mencionan errores y diferencias, incluso hoy. Son los que no tienen corazón.
Sólo sé que nunca vivimos días tan felices.
Que la paz sea contigo, Néstor.
Gracias.
Hasta siempre, compañero.

2 comentarios:

ETERNAUTAargento dijo...

Comparto tu reflexión. Muchas gracias Néstor. Te recordaremos por siempre.

Palabrascromáticas dijo...

cada hora que pasa duele más. Pero también nos da más fuerza