Último verano en Stalingrado, novela

lunes, 2 de junio de 2008

Una vida, mil vidas (el recuerdo de las muchachas en flor)


Me invitaron a una reunión por los 20 años de egresadas de la secundaria y cometí la imprudencia de asistir. No sabía a qué iba, pensé que sería una especie de fiesta. Al llegar me di cuenta que era un primer encuentro para comenzar a organizar, sucesivamente, varios encuentros más que terminarían por convertirse en una fiesta.
Así que allí, remontando con pereza y algunas reservas los últimos tramos de la treintena, me enfrenté de golpe, con confundida percepción, a que mi vida no me pertenece del todo, y es una en cientos, en miles. Llevada por la ansiedad y un cierto deseo de colaborar en una iniciativa colectiva, cometí el segundo error y me ofrecí a oficiar como una especie de conectora virtual entre personas que recuerdo vagamente, personas que creo no haber conocido jamás y me conocen, personas que no tienen la menor idea de quién soy pero se alegran de recibir mis correos, como yo los de ellas, y amigas que forman parte del presente y sin duda habitarán el futuro, al menos, como recuerdos.
De este modo, me encuentro navegando entre países y ciudades, pasados y futuros, niñas y adolescentes tristes, malvadas, curiosas, humilladas, triunfantes, soberbias, arremetedoras, elitistas, solidarias, cancheras, lindas, no tan lindas, horrendas, y mujeres (idem). Todas ellas son yo misma y yo las espejo como ellas me reflejan, nos guste o no, recordemos o no.
Sin duda las habrá de las que nunca sabré qué hicieron luego de aquellos años, intensos, caóticos y felices para mí. Se han perdido, tal vez escapando de miedos y fantasmas, o de crueldades de las que fueron objeto, o indiferencias denigrantes, en la inmensidad del mundo. Y van y vienen, como olas, en boca de las otras que las nombran o enmudecen, según sea el caso.

3 comentarios:

la vida abierta dijo...

está bueno. yo me inclino a pensar también al recuerdo como una diáspora.
Los caminos de las equivocaciones pueden ser fructíferos, como se puede ver.

Francisco Cenamor dijo...

Nos ha resultado bastante interesante tu página, por eso hemos hecho una breve reseña recomendándolo en el Blog literario Asamblea de palabras. Un saludo.
http://franciscocenamor.blogspot.com/2008/03/repaso-semanal-los-blogs-y-webs-ms_28.html

Cintia Rogovsky dijo...

Estimado Francisco: desde ya agradezco su comentario, que opera como un estímulo para continuar esta tarea. Desde ya, gracias. Voy a agregar el vínculo a su sitio en mi blog.